26 enero, 2011

El PN Sierra de Grazalema malagueño

El pasado sábado estuve de senderismo con la asociación dRuta en el PN Sierra de Grazalema. Concretamente hicimos la ruta de ascensión a la sierra del Palo para ver las Pilas del Tunio. Para ello, primero llegamos al pueblo de Montejaque y comenzamos a caminar cerca de un cortijo ganadero que se ubica en los llanos de Líbar. Allí había bastante terreno recién labrado en el cual, pude ver a lo lejos, una pareja de cuervos. Fue hermoso observar cómo se miraban el uno al otro, cual pareja de enamorados. (El cuervo es una especie que forma pareja de por vida). Cerca del cortijo pudimos ver a un rebaño de ovejas recien paridas con sus pequeños corderos, muchos de ellos aún tenían el cordón umbilical. Mientras tanto, el canto de los estorninos negros y los pinzones vulgares era notorio. Hicimos unos kilómetros más por un sendero amplio y de tierra que corresponde a una cañada real que conducía al refugio de Líbar, pero antes de llegar a él, comenzamos la ascensión por la Sierra del Palo por un pequeño sendero que se inicia pasando por una fuente de agua fresca y limpia. Seguimos subiendo y el canto de los petirrojos y los reyezuelos listados inundaba el ambiente. Después de subir unos cientos de metros, no sin esfuerzo, llegamos a los más de 1300 metros de altitud y pudimos ver la impresionante roca bautizada como el Tunio, debido a su semejanza con un rostro humano, como podéis ver en la foto de arriba. Mientras tanto, las únicas aves que nos acompañaban eran los colirrojos tizones. Cerca del Tunio hay unas pilas talladas en la roca caliza del suelo, con pocos centímetros de profunidad. Eran utilizadas para hacer hielo antes de que fuera tan fácil gracias a los frigoríficos, debido a las bajas temperaturas que se alcanzaban (y se siguen alcanzando) en esta cumbre. A la vuelta por la misma cañada antes nombrada pude disfrutar de más aves, la más destacada del día fue el zorzal charlo, pero también vi (aunque fue más escuchar que ver) a jilgueros, trigueros, verdecillos, pardillos, verderones, gorriones comunes, buitres leonados, lavanderas blancas, arrendajos, mosquiteros comunes, currucas capirotadas, mirlos, tarabillas comunes, buitrones, cogujadas montesinas, cernícalos vulgares y palomas domésticas del cortijo.

25 enero, 2011

Faisán vulgar

Es muy corriente ver en la Janda a esta especie. Su probabilidad de avistamiento aumenta a medida que nos acercamos al cortijo de las Lomas, ya que está ligada a alimentación artificial en dicho lugar. El faisán es un pájaro introducido en nuestro país con un interés cinegético. Su distribución natural se extiende desde el oeste del mar Caspio, a través del Himalaya por Asia central, hasta la península de Corea y Japón en el este, y hacia el sur hasta la India y Vietnam. Posiblemente, los romanos fueron los primeros en introducir esta especie en el centro de Europa por ser considerada un manjar, aunque sólo tengamos constancia cierta de las que tuvieron lugar en la Edad Media. Existen introducciones más modernas, no sólo en Europa, sino también en Norteamérica y Oceanía para divertimento de los cazadores o con fines ornamentales. Los individuos ibéricos de faisán vulgar no corresponden a una especie definida debido a las múltiples introduciones de varias subespecies. De hecho, en la Janda, podemos ver a faisanes macho con collar y sin el collar blanco, aunque el primero es más frecuente. Los individuos con collar blanco se acercan más a a la subespecie Pahsianus colchicus torquatus mientras que los que carecen de él a la Phasianus colchicus colchicus. El faisán pertenece al orden de los galliformes. Sinceramente, no sé qué mérito puede tener el cazar una "gallina tan doméstica" que se pasea junto a los gallos y gallinas del cortijo, que cuando se asusta se agacha en la hierba pensando que no lo ves, o que tienes que parar el coche para no atropellar a dos machos que están peleándose en medio de la carretera sin darse cuenta de que tú estás ahí. Pero bueno, tampoco entenderé jamás qué placer o diversión existe en matar animales.

24 enero, 2011

19 enero, 2011

Barbaridades en la laguna de Medina

El otro día se me ocurrió la genial idea de visitar la laguna de Medina un domingo por la tarde. Esta laguna, catalogada como Reserva Natural, es fácilmente accesible, gracias a sus aparcamientos al lado de la vía de servicio de la autovía A-381, sus pasarelas de madera y su observatorio. Por tanto, ese domingo me encontré con gente muy variopinta y con sus conversaciones: Persona 1: ¡Uy qué pocos patos hay! Deberían de echar algunos patos y cisnes para que quedara más bonito. (Ese día, las aves acuáticas se contaban por miles en la superficie de la laguna. La persona en cuestión no llevaba prismáticos ni se molestó en mirar por las ventanas del observatorio). Persona 2: (Leyendo el cartel de las especies que se pueden encontrar en la laguna) ¿Somormujo? Pero si de eso no hay aquí. (Curiosamente, en ese preciso instante, en la zona que estaba observando con mis prismáticos había un somormujo lavanco). Persona 3: ¡Uy mira mira! ¡Pero que de patos hay! ¡Está todo lleno!... (Me mira y después de un rato prosigue hablándole a sus acompañantes)... Pues a mí realmente lo que me gusta es cazarlos. (Sin comentarios) Persona 4: Yo me cojo la escopeta de mi padre, me lio a tiros aquí y monto un puesto y no veas, me forro. (De nuevo, sin comentarios) Persona 5: Al principio esta persona me agradó, porque era la única que iba con sus prismáticos a pajarear, hasta que me miró por encima del hombro, me prejuzgó, tal vez por mi juventud o por ser chica, no lo sé, y me dijo lo siguiente: .- ¿Has visto las malvasías?. A ver, para que todo el mundo me entienda, para mí que me digan ésto en la laguna de Medina, afortunadamente con muchas malvasías fáciles de observar, es como si a cualquiera que está sentado en una plaza le dicen si ha visto las palomas... Yo sólo soy una principiante, pero sigo sin entender por qué hay personas que ya presuponen que no tengo la más mínima idea. He sufrido este tipo de situaciones muchas veces y ya estoy bastante quemada. De hecho, las últimas veces que han sido así conmigo, he sido yo la que les podía haber corregido por semejantes inventos que salían de sus bocas para ocultar su ignorancia. Creo que ya lo he comentado por aquí, las personas que he conocido que realmente saben, son las más prudentes, con mayor calidad humana y las más predispuestas a decir "no lo sé" antes de inventarse cualquier pamplina. En definitiva, al principio pensé que me equivoqué de día para visitar la laguna, pero después supe mirarlo por el lado positivo: el mundo necesita de personas amantes de la ornitología dipuestas a contagiar su pasión. Así que, si tú eres una de esas personas, que realmente luchas porque las personas abran los ojos de una vez, en cualquier problemática ambiental, te animo a que sigas adelante. Todas las personas tenemos días en que tiraríamos la toalla, pero si lo hicieran aquellas que se esfuerzan para lograr un mundo mejor,... ¿qué esperanza nos quedaría?

18 enero, 2011

CREA El Chaparrillo, Ciudad Real: Ejemplo de un trabajo bien hecho.

Durante mi estancia en el Parque Nacional Tablas de Daimiel gracias a un campo de voluntariado de la SEO/BirdLife, fuimos una tarde al Centro de Recuperación de Especies Amenazadas "El Chaparrillo", en Ciudad Real. En este centro existe una zona habilitada para las visitas, especialmente para las de grupos de escolares. Así, podemos ver aves sin necesidad de molestar a aquellas que se están recuperando y que serán liberadas a su medio natural posteriormente. En este lugar, con una estética maravillosa e integrada con la Naturaleza, donde el suelo es de tierra, hojarasca, hierba y musgo, las jaulas, muy amplias, tienen paredes de madera y hay árboles por todas partes, podemos encontrar a rapaces diurnas y nocturas, así como otras aves como cuervos y gangas. Todas ellas no son recuperables. Ésto significa que los ejemplares han sufrido algún tipo de lesión que no les permite volver a su medio natural. Por ejemplo, había búhos reales ciegos, o aguiluchos cenizos que ya no podían volar por haber perdido partes de sus alas por disparos de cazadores. Cada pájaro que podemos ver allí guarda una historia que contar, una historia desagradable que tiene por protagonista a los seres humanos, una historia que les hizo perder su bien más preciado: la libertad. Algunas personas están en contra de estos tipos de centros, prefiriendo la eutanasia para estos animales condenados por nuestra culpa. Yo jamás estaré de acuerdo con matar a un animal, por muy mal que esté, simplemente porque no soy dios y, por tanto, no me veo en el derecho de decidir si un animal debe vivir o morir, porque tampoco tengo la virtud de dar vida a aquellos que murieron y tenían derecho a vivir. La Naturaleza será quien decida. Nuestra labor debe de estar enfocada a la defensa de sus derechos, a darles otra oportunidad, a protegerlos, cuidarlos y quererlos dándoles un lugar donde puedan vivir cómodos y sin estrés, con todas sus necesidades cubiertas y acompañados por otros individuos de su especie si lo requiere su biología. El CREA El Chaparrillo cumple con todos estos requisitos. Las pequeñas ventanas están adaptadas para la altura de los escolares a los que va dirigido este centro. Los animales que están dentro no pueden ver a las personas de cuerpo entero, debido a la estrechez de las ventanas y a las paredes de madera, eliminando estrés en los pájaros. Todas y cada una de las aves que pude ver gozaban de un plumaje brillante y cuidado, signo de buena salud física y mental. Las niñas y niños que tengan la suerte de visitar este centro tendrán la oportunidad de ver de cerca especies protegidas. Conocerlas es el primer paso para que los escolares sepan de mayores respetarlas y amarlas. Aunque lo más interesante desde mi punto de vista es que a los niños y niñas se les explica en la visita el por qué de que estos animales estén ahí encerrados: disparos y electrocuciones son las causas más comunes. Los escolares pueden ver de primera mano el daño que provocamos con muchas de nuestras actividades, lo cual, bien transmitido, hará que pensar. Quiero dar las gracias a la persona que nos atendió, nos enseñó las instalaciones y nos contó perfectamente el fin de la construcción de esta instalación. Es un placer tratar con personas que aman su trabajo.

Dormidero de garcilla bueyera y su expansión geográfica en el s.XX

En la Janda existe un dormidero de garcillas en el cual se concentran al atardercer miles de ejemplares de esta especie. El sonido y ver cómo llegan grupos y más grupos a unos arbustos que ya creías llenos, y cómo los grupos más rezagados vuelan aún más rápido que los anteriores para llegar antes de que anochezca es espectacular. La garcilla bueyera es un pájaro muy cosmopolita, presente en todos los continentes excepto en la Antártida. En el siglo XX la especie se expandió rápidamente desde sus zonas de cría en África y Asia hasta Europa, América y posteriormente en Australia, por lo que es una especie relativamente reciente. Y aunque sea catalogada como residente, eso no significa que los individuos no recorran grandes distancias por todo el planeta. Un ejemplo puede ser el que aparece en la Guía del Estrecho de Gibraltar, en la cual podemos leer que un pollo anillado en la provincia de Cádiz, al año siguiente se recapturó en Suecia. Nada más y nada menos que a más de 3.000 kilómetros. Con este ejemplo sólo quiero mostrar que todas las aves, por muy comunes que nos parezcan, encierran grandes hechos y misterios. ¿Qué ha hecho que este ardeido haya proliferado de manera tan eficiente? ¿Tal vez el aumento de ganado en el último siglo debido a la explosión demográfica de nuestra especie?* Ésta es una idea que se me ocurre, pero me gustaría que vosotr@s también opinarais en los comentarios. *La garcilla bueyera se alimenta principalmente de insectos levantados por el movimiento del ganado y por parásitos de dichos mamíferos.

Culebrera europea invernante en Cádiz

El pasado domingo fuimos a hacer senderismo unos amigos y yo por la pedanía de La Muela, perteneciente a Vejer de la Frontera, Cádiz. Realizamos una pequeña ruta relacionada con el uso del agua tradicional en dicho territorio. No pude pajarear mucho, aunque la presencia de fringílidos era notable (jilgueros, pardillos, verderones, verdecillos) y los bandos de grajillas llenaban el valle con sus peculiares graznidos. Terminando la ruta, lejos y en lo alto del cielo, pude ver una rapaz. ¡Una culebrera! Esta especie es estival en mi zona y una gran migradora. Cruzan el Estrecho de Gibraltar en migración postnupcial normalmente en agosto y septiembre, teniendo su pico en la segunda quincena de septiembre y regresa a Europa del África subsahariana en la migración prenupcial en torno a la primera quincena de Marzo, teniendo en estos días su máximo. Los pequeños bandos de culebreras son maravillosos, especialmente cuando se mezclaban con otras especies de planeadoras. Recuerdo cuando enfoqué con un telescopio cuando me encontraba en el Migres a una culebrera que se cernía en el alto. ¡Nos estaba mirando! Jamás olvidaré esos ojos amarillos tan intensos. La presencia invernante en el sur de la Península Ibérica (meses de noviembre, diciembre, enero y febrero) es raro, pero parece que cada vez es más notoria. Sólo poseo el dato de la guía del Estrecho publicada en el año 2002, en la cual comenta que hubo cuatro citas de la especie en invernanda en dicha zona. Yo por mi parte, el año pasado pude ver una culebrera invernante en el embalse de Barbate, y este año la que os presento en esta entrada. La culebrera está especializada en comer serpientes y otros reptiles, de ahí su nombre en castellano. Mide entre 62 y 67 cm de longitud y entre 170-185 cm de envergadura. En la página de Wikipedia he podido encontrar un mapa de distribución de la especie que os muestro a continuación, donde el verde claro significa la zona de cría de la culebrera, el azul la zona de invernada y el verde oscuro la zona donde la especie es residente.

12 enero, 2011

Salina Santa María de Jesús

Hoy aprovechamos los últimos minutos de luz para darnos un paseo por la salina de Santa María de Jesús, en Chiclana de la Frontera (Cádiz). Al principio pensamos que no íbamos a tener suerte en la observación de esta tarde debido a que nada más entrar no vimos mucho movimiento. Nada más lejos de la realidad. Caminamos un poco y de repente surgieron tres cigüeñas negras acompañadas de dos espátulas. Las cigüeñas siguieron su camino, pero las espátulas se quedaron para alimentarse en la salina. Después vimos un águila pescadora con su reciente captura en las garras mientras era perseguida y atacada por una gaviota patiamarilla para quitarle el pez. La gaviota no lo consiguió y el águila pudo zafarse. Seguimos adelante y pudimos ver dos ejemplares de pagaza piquirroja, y un veloz halcón peregrino entre otras especies. Ya prácticamente terminando el recorrido nos sorprendió la primera golondrina común del año que yo haya visto. Finalmente, nos dimos cuenta de que una de las dos espátulas que se quedaron, al salir al fango y dejar sus patas al descubierto, estaba anillada con una anilla metálica en la pata derecha, sin anilla de lectura a larga distancia, o secuencia de colores. No estuvo mal para un "pajareo express" de una hora y media. Aquí os dejo el listado completo con 37 especies: Garceta común Egretta garzetta Gorrión común Passer domesticus Cistícola buitrón Cisticola juncidis Cormorán grande Phalacrocorax carbo Archibebe común Tringa totanus Archibebe claro Tringa nebularia Mosquitero común Phylloscopus collybita Gaviota patiamarilla Larus michahellis Gaviota reidora Chroicocephalus ridibundus Curruca cabecinegra Sylvia melanocephala Chorlito gris Pluvialis squatarola Cigüeña negra Ciconia nigra Garza real Ardea cinerea Espátula común Platalea leucorodia Gaviota sombría Larus fuscus Chorlitejo grande Charadrius hiaticula Cigüeñuela común Himantopus himantopus Correlimos común Calidris alpina Ánade azulón Anas platyrhynchos Águila pescadora Pandion haliaetus Estornino negro Sturnus unicolor Halcón peregrino Falco peregrinus Lavandera blanca Motacilla alba Bisbita común Anthus pratensis Avión roquero Ptyonoprogne rupestris Zampullín común Tachybaptus ruficollis Gallineta común Gallinula chloropus Pagaza piquirroja Hydroprogne caspia Focha común Fulica atra Tarabilla común Saxicola torquata Charrán patinegro Sterna sandvicensis Andarríos chico Actitis hypoleucos Golondrina común Hirundo rustica Pardillo común Carduelis cannabina Cernícalo vulgar Falco tinnunculus Colirrojo tizón Phoenicurus ochruros Cogujada común Galerida cristata

11 enero, 2011

Jandeo II

El pasado 8 de enero fuimos de nuevo a la Janda. El lugar estaba algo inundado, aunque no había llovido tanto como en la última inundación de la Janda que pude presenciar y que destrozó y cortó el camino principal. Es curioso que con poca agua, la tierra recuerde tanto lo que antaño fue, la laguna más grande de la Península Ibérica. Un lugar estratégico para la ruta migratoria de aves más importante de Europa occidental, la cual pasa por el Estrecho de Gibraltar, el cual fue desecado por la política franquista de eliminación de zonas húmedas por ser consideradas "focos de infección". Nos sorprendieron gratamente la cantidad de calamones que pudimos censar a lo largo del camino principal hasta el puente: en total 27. Debido a la crecida, quedaba poca vegetación acuática al descubierto y los calamones no tenían mucho sitio donde poder esconderse. También contamos un grupo de 18 espátulas y un ejemplar de garceta grande. Asimismo había pequeños bandos de chorlitejo chico alimentándose en la zona inundada poco profunda. Arriba podéis ver a mi amiga la cernícala, la cual no es la primera vez que veo siempre en el mismo palo. A diferencia de otros de su especie, a ella no le importa que nos quedemos desde el coche mirándola y haciéndole fotos. Aunque esta vez no supe muy bien quién realmente observaba a quién. Esta vez pudimos ampliar un poquito más la lista. En total 45 especies, aunque no todas las que vimos en el anterior jandeo las vimos en éste: Garza real Ardea cinerea Tarabilla común Saxicola torquata Cigüeña blanca Ciconia ciconia Cernícalo vulgar Falco tinnunculus Aguilucho lagunero Circus aeruginosus Garceta común Egretta garzetta Garceta grande Egretta alba Estornino negro Sturnus unicolor Cistícola buitrón Cisticola juncidis Garcilla bueyera Bubulcus ibis Avefría Vanellus vanellus Jilguero Carduelis carduelis Busardo ratonero Buteo buteo Bisbita común Anthus pratensis Pardillo común Carduelis cannabina Andarríos grande Tringa ochropus Lavandera blanca Motacilla alba Aguilucho pálido Circus cyaenus Gaviota patiamarilla Larus michahellis Elanio común Elanus caeruleus Gallineta común Gallinula chloropus Grulla común Grus grus Faisán común Phasianus colchicus Cogujada común Galerida cristata Perdíz roja Alectoris rufa Ánade azulón Anas platyrhynchos Mosquitero común Phylloscopus collybita Colirrojo tizón Phoenicurus ochruros Verdecillo Serinus serinus Paloma doméstica Columba livia domést. Tórtola turca Streptopelia decaocto Calamón Porphyrio porphyrio Cormorán grande Phalacrocorax carbo Estornino pinto Sturnus vulgaris Grajilla Corvus monedula Gorrión común Passer domesticus Urraca Pica pica Paloma torcaz Columba palumbus Petirrojo Erithacus rubecula Espátula común Platalea leucorodia Chorlitejo chico Charadrius dubius Cetia ruiseñor Cettia cetti Focha común Fulica atra Buitre leonado Gyps fulvus Curruca capirotada Sylvia atricapilla

10 enero, 2011

Tamaño y otras diferencias: garceta grande vs espátula

Es muy fácil distinguir una garceta grande en la lejanía si le tenemos cogido el tamaño de la especie y podemos comparar al individuo con otros ejemplares de distintas especies. De hecho, para diferenciar los "pájaros blancos" (garceta grande, garceta común, garcilla bueyera, espátula), cuando las condiciones no son favorables, ya sea por la postura, que el pájaro tenga escondida la cabeza, o, simplemente porque esté demasiado lejos, saber relacionar el tamaño de "ese bicho blanco", incluso ya sin necesidad de comparar con otros pájaros, es una gran ventaja en nuestras observaciones. Por ello, para las personas que os estáis iniciando, me gustaría ayudaros un poco con la garceta grande usando esta foto que realicé hoy en la salina de Carboneros (Chiclana de la Frontera, Cádiz). A la izquierda podéis ver una espátula y a la derecha una garceta grande. Si miramos nuestra guía vemos que la longitud de la espátula es d 80-93 cm, mientras que la de la garceta grande es de hasta 100 cm. Como no se van a acercar, por mucho que se lo pidamos, para que las midamos, tenemos que aprender a ver estas diferencias de tamaño a ojo, nunca mejor dicho. En esta foto es sencillo porque vemos los picos, pero hoy también había otra garceta grande diferente a ésta junto a un bando de 27 espátulas que descansaban. Aunque a mí me parezca evidente la diferencia, entiendo que perfectamente se pueda confundir si el pájaro no nos deja ver su pico. También podemos ver que el cuello es más largo en la garceta grande que en la espátula, aparte de que, volando la garceta lo tiene recogido mientras que la espátula lo lleva estirado, pero si están descansando con los cuellos recogidos, esta pista no os vale de mucho, por lo que sigue siendo importante saber la diferencia de tamaño. Otra diferencia es la postura en el descanso: la garceta grande tiene el cuerpo más vertical, como una garza real, mientras que en la espátula, su cuerpo se posiciona en horizontal y perpendicular a las patas, aunque este detalle no tiene por qué verse muy bien si el grupo de espátulas está metido entre las plantas salineras, como en el caso de hoy. (Este detalle puedes verlo gráficamente en la Guía de Aves (Svensson) junto a los dibujos de la espátula). Por supuesto, la manera de alimentarse es distinta, por lo que una espátula no la verás lanzando su cuello para coger con su pico rápidamente un pez que ha visto como si fuera una garceta, sino que la veras moviendo su cabeza de izquierda a derecha con el pico metido en el agua más o menos a mitad para vadearla y detectar por el tacto pequeños moluscos, peces, crustáceos, larvas de insecto, etc. ¿Y cómo me aprendo los tamaños? En mi experiencia, para las personas que comienzan a aprender a identificar, puede resultar un martirio el diferenciar garcillas de garcetas a larga distancia, o saber si una garceta es grande o común, o darse cuenta de que esos banditos posados de bichos blancos son espátulas. El truco para evitar estos problemas: OBSERVAR, OBSERVAR Y OBSERVAR. Identificar bien se aprende observando, así que paciencia, tanto paras las personas que se inician como para las que están enseñando a otras. "-. Desde que llegaron las dichosas garcetas grandes he dejado de ser el pájaro blanco más grande de la salina,... FFFFFFFUUUUUUUUUUUUUUUU"

09 enero, 2011

Jandeo

El pasado 5 de enero Vicente y yo fuimos a pajarear por la Janda. Comenzamos por la entrada más cercana a Cádiz desde la N-340. Dentro de la Janda, por los carriles de tierra, llegamos al puente, el cual atravesamos para llegar a la vaquería, o el Cortijo de la Mediana. Seguimos un poco más hacia Benalup y luego nos dimos la vuelta por el mismo camino, atravesando de nuevo el puente, pero esta vez saliendo por el cruce de Zahara de los Atunes y la Venta el Retín. En todo este recorrido, desde las 16:20 hasta las 18:45, vimos 41 especies, que no está mal, aunque la Janda puede dar mucho más de sí, especialmente si pudiera tener un telescopio. A destacar, las cinco espátulas y los 17 calamones que pudimos contar en el trayecto. También vimos un bando de chorlito dorado. Aquí os dejo la lista completa: Garza real Ardea cinerea Tarabilla común Saxicola torquata Cigüeña blanca Ciconia ciconia Cernícalo vulgar Falco tinnunculus Aguilucho lagunero Circus aeruginosus Garceta común Egretta garzetta Estornino negro Sturnus unicolor Cistícola buitrón Cisticola juncidis Garcilla bueyera Bubulcus ibis Avefría Vanellus vanellus Jilguero Carduelis carduelis Busardo ratonero Buteo buteo Bisbita común Anthus pratensis Pardillo común Carduelis cannabina Andarríos grande Tringa ochropus Lavandera blanca Motacilla alba Aguilucho pálido Circus cyaenus Gaviota patiamarilla Larus michahellis Chorlito dorado Pluvialis apricaria Elanio común Elanus caeruleus Gallineta común Gallinula chloropus Grulla común Grus grus Faisán común Phasianus colchicus Cogujada común Galerida cristata Perdíz roja Alectoris rufa Ánade azulón Anas platyrhynchos Mosquitero común Phylloscopus collybita Mochuelo europeo Athene noctua Colirrojo tizón Phoenicurus ochruros Verdecillo Serinus serinus Paloma doméstica Columba livia domést. Tórtola turca Streptopelia decaocto Calamón Porphyrio porphyrio Cormorán grande Phalacrocorax carbo Estornino pinto Sturnus vulgaris Grajilla Corvus monedula Gorrión común Passer domesticus Urraca Pica pica Paloma torcaz Columba palumbus Petirrojo Erithacus rubecula Espátula común Platalea leucorodia

06 enero, 2011

Salina Tres Amigos

Ayer Vicente y yo estuvimos en la Salina Tres Amigos (San Fernando, Cádiz). Hicimos el recorrido completo caminando desde las 16:12, en total 7 km. Lo mejor de esta salina es que, en el principio del camino, se pueden ver muy de cerca a los pequeños limícolas alimentándose. Asimismo, había gran cantidad de avocetas, ya que este lugar es uno de sus sitios preferentes en la Bahía de Cádiz. Estaban acompañadas por flamencos y patos cuchara. Con sus compañeras reidoras, pudimos observar un ejemplar de gaviota picofina, la cual la podéis ver en la foto de abajo. Normalmente se pueden ver en la bahía picofinas anilladas en Doñana, pero esta vez no fue el caso. A la vuelta se nos hizo de noche, ya que terminamos de pajarear a las 19:00. Gracias a ello pudimos ver volar a nuestro lado una lechuza común, y ver cómo se marchaban los flamencos de la salina después de haberse alimentado en ella todo el día. Éste es el listado completo de las especies que vimos: Avoceta Recurvirostra avosetta Archibebe común Tringa totanus Archibebe claro Tringa nebularia Correlimos tridáctilo Calidris alba Correlimos común Calidris alpina Cigüeñuela común Himantopus himantopus Lavandera blanca Motacilla alba Flamenco rosa Phoenicopterus ruber Chorlitejo patinegro Charadrius alexandrinus Gaviota patiamarilla Larus michahellis Bisbita común Anthus pratensis Garcilla bueyera Bubulcus ibis Gaviota reidora Chroicocephalus ridibundus Curruca cabecinegra Sylvia melanocephala Cistícola buitrón Cisticola juncidis Cogujada común Galerida cristata Aguija colinegra Limosa limosa Correlimos zarapitín Calidris ferruginea Gaviota picofina Chroicocephalus genei Correlimos gordo Calidris canutus Gaviota sombría Larus fuscus Paloma doméstica Columba livia domést. Garceta común Egretta garzetta Mosquitero común Phylloscopus collybita Chorlito gris Pluvialis squatarola Pato cuchara Anas clypeata Estornino negro Sturnus unicolor Aguja colipinta Limosa lapponica Chorlitejo grande Charadrius hiaticula Andarríos chico Actitis hypoleucos Vuelvepiedras Arenaria interpres Tarabilla común Saxicola torquata Ánade azulón Anas platyrhynchos Cormorán grande Phalacrocorax carbo Cernícalo vulgar Falco tinnunculus Zarapito trinador Numenius phaeopus Perdíz roja Alectoris rufa Lechuza común Tyto alba

05 enero, 2011

Salina Carboneros II

Ayer por la tarde nos pasamos nuevamente Vicente y yo por la Salina de Carboneros a partir de las 16:50, esta vez caminando. Pudimos ver otra vez a nuestra amiga la garceta grande de la pasada entrada, aún sin compañeras de su especie. También nos agradó el cernido de un martín pescador buscando su siguiente presa en la tajería y la fugaz presencia de un halcón peregrino que pasaba por allí con el buche lleno. En total pudimos contar un bando de 37 espátulas más otras nueve que se mantuvieron posadas en la salina mientras sus compañeras se alejaban. Luego, no sé exáctamente qué pasó, pero una pareja y su perro estaban grabando por la salina y, de repente, echaron a volar todos los flamencos, seguidos de cormoranes y diversos limícolas alejándose hasta perderlas de vista. Sólo se quedaron las patiamarillas después de haber revoloteado por la zona armando un jaleo impresionante por el susto, algunas fochas y una pareja de pato cuchara. Imaginaos la gracia que me hizo. En otra ocasión, tuve que sufrir a un hombre pitando con el coche para que unos flamencos se levantaran y poder hacer así "una bonita foto". Seguimos caminando y pudimos ver a un pajarero, por supuesto guiri (extranjero). Aunque más tarde nos paró un hombre de Chiclana con su mujer porque le sorprendió vernos pajarear, ya que también es aficionado y no suele ver a gente como él. Lo siento mucho pero por cultura ornitológica en mi tierra sólo puedo ponerle un 0. O tal vez un -1 cuando tuve que oir una conversación en la salina entre dos chicas del pueblo: -"¿Eto que e', agua salá?". -"Creo que ji, no je". Me duele en el alma que sean los extranjeros los que realmente valoren nuestra riqueza y diversidad ornitológica y nosotr@s no sepamos que hay algo más que gorriones y palomas. Tal vez por eso me guste tanto enseñar y guiar rutas ornitológicas. Con lo que más disfruto es con el instante en que la persona, de repente, se le acciona un interruptor en su cabeza y piensa: ¡Joder, pero qué de pájaros diferentes!. En ese momento, la visión de la persona ha cambiado para siempre, no podrá de dejar de fijarse en cada pájaro y, aunque no sepa qué especie es, comienzan a pensar ¿pero estos pájaros dónde estaban antes?¿cómo es que no me daba cuenta de que siempre han estado ahí?. Aquí os dejo el listado completo de la jornada: Garceta grande Egretta alba Focha común Fulica atra Flamenco rosa Phoenicopterus ruber Archibebe común Tringa totanus Archibebe claro Tringa nebularia Chorlito gris Pluvialis squatarola Correlimos común Calidris alpina Correlimos zarapitín Calidris ferruginea Chorlitejo grande Charadrius hiaticula Garceta común Egretta garzetta Cormorán grande Phalacrocorax carbo Espátula común Platalea leucorodia Gaviota reidora Chroicocephalus ridibundus Gaviota patiamarilla Larus michahellis Ánade azulón Anas platyrhynchos Lavandera blanca Motacilla alba Bisbita común Anthus pratensis Cogujada común Galerida cristata Cisticola buitrón Cisticola juncidis Garza real Ardea cinerea Vuelvepiedras Arenaria interpres Zarapito trinador Numenius phaeopus Curruca cabecinegra Sylvia melanocephala Cigüeñuela común Himantopus himantopus Aguja colipinta Limosa lapponica Mosquitero común Phylloscopus collybita Martín pescador Alcedo atthis Somormujo lavanco Podiceps cristatus Pato cuchara Anas clypeata Avión roquero Ptyonoprogne rupestris Chorlitejo patinegro Charadrius alexandrinus Andarríos chico Actitis hypoleucos Halcón peregrino Falco peregrinus Mirlo común Turdus merula

03 enero, 2011

Salina Carboneros. Garceta grande.

Ayer, Vicente, Víctor y yo nos montamos en la bici y recorrimos 56 km. desde Chiclana hasta Conil ida y vuelta, pasando por los acantilados de Roche y por los campos de Conil y Chiclana. Una de las paradas tuvo lugar en la salina de Carboneros, la cual estaba bastante animada, tanto de pájaros como de personas, aunque ninguna de ellas observando aves, desgraciadamente. Una de las aves destacadas fue esta garceta grande que véis arriba. El año pasado, en invernada y por el mes de febrero pude contar unos 80 ejemplares de esta especie en Camposoto (San Fernando), y en el 2009 unos 30 ejemplares en el mismo lugar. Esta especie antes era una invernante ocasional pero de aquí a pocos años se está convirtiendo en una especie fácil de observar y su número va en aumento. Su lugar de origen es el sudeste de Europa y normalmente los ejemplares que vemos en España son individuos inmaduros que pasan el invierno en nuestra tierra, aunque ya se han dado casos de cría en España. Asimismo, el año pasado pude ver un ejemplar veraneante en Palmones (Algeciras), con el pico negro debido a que tenía plumaje nupcial, mientras que en plumaje de invierno lo tiene amarillo como podéis ver en la foto. Tendré que estar pendiente, porque ya vemos que están llegando y me han comentado que también se concentran en esta salina. Habrá que comprobarlo. Además disfrutamos de otras especies. Aquí os pongo el listado completo: Garceta grande Egretta alba Focha común Fulica atra Somormujo lavanco Podiceps cristatus Zampullín común Tachybatus ruficollis Flamenco rosa Phoenicopterus ruber Archibebe común Tringa totanus Archibebe claro Tringa nebularia Chorlito gris Pluvialis squatarola Correlimos común Calidris alpina Chorlitejo grande Charadrius hiaticula Garceta común Egretta garzetta Avoceta Recurvirostra avosetta Cormorán grande Phalacrocorax carbo Espátula común Platalea leucorodia Gaviota reidora Chroicocephalus ridibundus Gaviota patiamarilla Larus michahellis Gaviota sombría Larus fuscus Ánade azulón Anas platyrhynchos Estornino negro Sturnus unicolor Lavandera blanca Motacilla alba Bisbita común Anthus pratensis Tarabilla común Saxicola torquata Cogujada común Galerida cristata Cisticola buitrón Cisticola juncidis Garza real Ardea cinerea Cigüeña blanca Ciconia ciconia Garcilla bueyera Bubulcus ibis Vuelvepiedras Arenaria interpres Zarapito trinador Numenius phaeopus Pagaza piquirroja Hydroprogne caspia Curruca cabecinegra Sylvia melanocephala Gorrión común Passer domesticus Cigüeñuela común Himantopus himantopus Aguja colipinta Limosa lapponica Charrán patinegro Sterna sandvicensis Mosquitero común Phylloscopus collybita

01 enero, 2011

Focha con leucismo parcial

El pasado día 30 de diciembre, fuimos al Complejo Endorreico de Lebrija-Las Cabezas. Como ya mencioné en la entrada del enlace, vimos una focha con leucismo parcial. La observamos en la Laguna de La Galiana. Nos llamó la atención porque estaba volando sobre el agua con decenas de fochas normales y su color blanco destacaba. Se volvió a posar aún más lejos de nosotros, por lo que sólo pude obtener las fotos de arriba. Otro ejemplo de leucismo parcial es el que publiqué en abril del año pasado: un ruiseñor común capturado en un anillamiento. ¿Conocéis algún otro caso de leucismo parcial en fochas o en otras aves? Espero vuestros comentarios.
Con la tecnología de Blogger.

Licencia

Licencia de Creative Commons

Licencia Creative Commons, 2009


This obra by Carmen Azahara is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License. Permissions beyond the scope of this license may be available at http://onlybirds.blogspot.com.es/.

Todo el contenido (fotografías, artículos, logos, vídeos, etc) tienen licencia Creative Commons, y pertenecen a su autora, Carmen Azahara, excepto si se especifica lo contrario. Se puede copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra, bajo las siguientes condiciones
  • Reconocimiento: Debe reconocer los créditos de la obra. Antes de publicar algún contenido de la web, contacta conmigo: carmenazahara86@gmail.com
  • No comercial: No puede utilizar esta obra para fines comerciales.
  • Sin obras derivadas: No se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir de esta obra.

Follow me!