18 julio, 2016

Vértigo y majestuosidad en los acantilados escoceses


Con un descanso de unos días, en los que pude desconectar y descansar un poco, visité la singular colonia de alcatraces "Troup Head", reserva gestionada por la organización RSPB. Acantilados de vértigo teñidos de este ruidoso y agresivo blanco. Los alcatraces se concentran por miles, muchos de ellos cuidando a su cría, la mayoría de ellas de considerable tamaño a estas alturas de julio.



Entre los adultos, era fácil de distinguir un buen número de inmaduros dentro de la colonia. Alcas, araos y frailecillos, además de fulmares y algunas gaviotas como tridáctilas y argénteas, comparten este lugar no sólo para la reproducción. La primera milla de mar se encontraba abarrotada de todas estas aves marinas buscando alimento y descansando flotando en la superficie. 


En algunos puntos de la reserva, la cercanía a la que puedes tener a estas de gran envergadura y robustas aves es impresionante. Pocos metros te separan de sus repentinos cambios de humor, desde peleas territoriales con los vecinos a muestras de display con su pareja en cuestión de segundos. 


Una especie de fuerte carácter y elegante plumaje. En este rincón de Escocia pude disfrutar de una de las situaciones que más amo con mis queridas aves. Cuando ellas no me consideran una amenaza y siguen con sus quehaceres ignorando mi humana presencia por completo. 


Sentada en lo alto del precipicio,  me entretuve observándolas y haciéndoles fotos. En esos momentos, pensamientos como relámpagos me venían a la cabeza. ¿Cómo es posible que nuestra especie considere divertido matar? ¿Hacer sufrir como un entretenimiento? 


Cuanto más entiendo a mis amadas aves, menos entiendo a mi propia especie. El amor por la vida y el respeto a la muerte. Mucho tenemos que aprender de ellas, pero mientras prevalezca nuestro ego, esa superioridad del hombre que cree estar por encima de todos los seres, y que éstos últimos existen para su servicio y disfrute, tantos y tantos problemas seguirán prevaleciendo. 


Como aquel vecino en la isla que nos preguntó para qué servían los fulmares cuando nos vio trabajando con ellos. Asimismo nos comentó que a él no les podía dar una utilidad y estábamos perdiendo nuestro tiempo en algo inservible, inútil. Creo que es el momento de empezar a hacernos la pregunta desde otra perspectiva: ¿para qué servimos los humanos? Tal vez así sea posible entender, de una vez por todas, aquello que ya Darwin dijo en su momento, lo absurdo de pensar que un animal es superior a otro. 


Intenté aclarar mi mente de semejante tormenta y apreciar este instante de perfección donde los alcatraces pueden vivir como si nuestra destructora presencia no existiera. 


Un momento de abstracción que me hizo recobrar fuerzas para seguir adelante. 






1 comentario:

  1. Belo texto, lindas imagens, cara amiga Carmem. Concordo convosco: não somos superiores aos outros animais, apenas diferentes.
    Um abraço daqui do sul do Brasil. Tenhas uma ótima semana.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.

Licencia

Licencia de Creative Commons

Licencia Creative Commons, 2009


This obra by Carmen Azahara is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España License. Permissions beyond the scope of this license may be available at http://onlybirds.blogspot.com.es/.

Todo el contenido (fotografías, artículos, logos, vídeos, etc) tienen licencia Creative Commons, y pertenecen a su autora, Carmen Azahara, excepto si se especifica lo contrario. Se puede copiar, distribuir y comunicar públicamente la obra, bajo las siguientes condiciones
  • Reconocimiento: Debe reconocer los créditos de la obra. Antes de publicar algún contenido de la web, contacta conmigo: carmenazahara86@gmail.com
  • No comercial: No puede utilizar esta obra para fines comerciales.
  • Sin obras derivadas: No se puede alterar, transformar o generar una obra derivada a partir de esta obra.

Follow me!